La báscula electrónica ha reemplazado a la clásica báscula mecánica durante muchos años. En primer lugar porque este es mucho más preciso que su predecesor. También es generalmente más fiable en cuanto al pesaje y no requiere recalibración. Los modelos electrónicos también son menos engorroso, Son más ligeros y más fáciles de guardar. También pueden tener características (como la tara, la conversión, etc.) que no se encuentran necesariamente en las balanzas mecánicas. PrecisiónEste es un punto crucial que no debe ser pasado por alto al comprar su futura balanza: la precisión de su pesaje. En la cocción (y a veces incluso en la cocina), cada gramo cuenta. Así que elige un modelo que sea exacto al gramo más cercano.