Si requieren algunas precauciones de uso (lea siempre atentamente las instrucciones de uso antes de utilizarlos), los cristales de soda -que se pueden comprar fácilmente en los supermercados o farmacias- son un poderoso desinfectante, y son capaces de disolver las manchas de colchón más resistentes, como las manchas de sangre, por ejemplo. Así que no es por nada que son amados por muchas abuelas y familias en todo el mundo: estos cristales de soda (que en realidad son carbonato de sosa) tienen un poder desengrasante que los convierte en un limpiador multiusos y de múltiples superficies que puede ser utilizado para hacer productos de limpieza para el hogar 100% económicos y ecológicos.